Las guerras Kek, cuarta parte: lo que se mueve en la oscuridad

Previous Topic Next Topic
 
classic Clásica list Lista threaded En Árbol
13 mensajes Opciones
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Las guerras Kek, cuarta parte: lo que se mueve en la oscuridad

Anselmo

8 de agosto de 2018

https://www.ecosophia.net/the-kek-wars-part-four-what-moves-in-the-darkness/

En el emocionante episodio de Las Guerras Kek de la semana pasada , vimos cómo una banda de intrusos vinculados por la red de foros en línea conocidos como "los chans", y armados con las herramientas de la magia del caos, se encontraron en medio de una cascada de significativas coincidencias y extraños sucesos, más o menos agrupados alrededor de Pepe the Frog, el antiguo dios egipcio Kek y las triunfantes ambiciones presidenciales de Donald Trump. Aquellos de mis lectores que conocen su camino alrededor de una escuela particular de psicología profunda con conexiones cercanas a lo oculto ya habrán descubierto qué hacer con todo esto, pero el conocimiento en cuestión no es tan común en estos días.

Con esto en mente, querido lector, permítame llevarlo en un viaje virtual a una torre de piedra a orillas del lago Zurich en Suiza, donde conoceremos a Carl Jung.

Dependiendo de a quién le pregunte, Jung era un psicólogo que sabía mucho sobre el ocultismo o un ocultista que logró engañar a la gente haciéndole creer que estaba hablando de psicología. (Yo, me inclino por la última explicación.) De cualquier manera, él fue uno de los pensadores más intrigantes del siglo XX, y algunas de sus enseñanzas arrojaron una gran cantidad de luz sobre los eventos que hemos estado discutiendo.

Una de las cosas que discutió en detalle, por ejemplo, fue exactamente el tipo de cascada de coincidencias extrañas pero significativas que discutimos en el episodio de la semana pasada. Llamó a estos patrones sincronicidades y argumentó, en un libro escrito conjuntamente por el físico cuántico ganador del Premio Nobel Wolfgang Pauli, que demuestran la existencia de un patrón de conexiones que unen al universo, y están completamente separados de la causa y el efecto ordinarios. . En la práctica clínica propia de Jung, observó que las sincronicidades se acumulan alrededor de los pacientes bajo ciertos tipos de tensión mental grave, lo que indica las raíces de sus problemas y señala el camino hacia la curación.

Jung tenía mucho que decir sobre la sincronicidad, pero el punto relevante aquí es que las sincronías no aparecen al azar. Cuando tienes una ráfaga de ellos, especialmente cuando se agrupan alrededor de imágenes e ideas específicas, sabes que algo se está moviendo en los lugares oscuros de la psique. Lo que ese "algo" es, a su vez, fue el foco de las investigaciones de Jung. Él lo llamó arquetipo.

Si los pensamientos ordinarios son los pequeños peces que nadan cerca de la superficie del mar de la mente, los arquetipos son las grandes ballenas que hacen sonar las profundidades. Son grupos de imágenes no racionales anudadas con potentes energías emocionales y proporcionan a la mente humana la materia prima más básica del pensamiento. Nunca emergen a la brillante luz de la conciencia; a lo sumo, una o dos imágenes aparecerán flotando por un momento, barriendo a su paso todos los contenidos de la mente consciente y dándoles una forma que no tiene nada que ver con la razón consciente.

La forma más fácil de entender cómo funcionan los arquetipos es seguir uno de los más comunes a medida que se desplaza por la mente. Quizás el más fácil de rastrear es el que Jung llamó la Sombra. Ese es el arquetipo del enemigo, el rival, el otro odiado y temido, y lo que lo hace tan fácil de seguir es un detalle que los psicólogos notaron hace mucho tiempo: la gente asigna constantemente a la Sombra todas las cosas que absolutamente no pueden se enfrentan a sí mismos.

Tal vez, querido lector, se tome un momento para pensar en una experiencia humana muy común que bien podríamos llamar "caer en odio". Se encuentra con alguien, ya sea en persona o por los medios, y algo acerca de esa persona lo frota la forma incorrecta. Rápida o lentamente, dependiendo de las circunstancias (algunas personas caen en odio más rápido que otras), esa persona se destaca de entre todas las personas ordinariamente molestas que conoces. Cada palabra de su boca y cada expresión de sus rasgos te irritan los nervios; irradia odio por cada poro; no puedes ver su cara sin pensar en cuánto tiene que perforar. No importa cuánto lo intentes, no puedes ser objetivo en lo que se refiere al objeto de tu odio, y si el proceso es lo suficientemente extenso,

Desde la perspectiva de Jung, lo que sucedió aquí es que el arquetipo de la Sombra ha aprovechado tu pensamiento y se ha proyectado a través de ti hacia otra persona. Mientras esa proyección está en vigencia, literalmente no puedes pensar con claridad sobre la otra persona, porque cada pensamiento que tienes sobre él se ve arrastrado por el movimiento del arquetipo. Es como si un filtro de color de rabia cayera repentinamente sobre tus ojos en el momento en que miras al objetivo de la proyección. El secreto de esa furia, a su vez, es que todo lo que dices sobre el objetivo de tus proyecciones es algo que no puedes soportar. Si le gritas "¡Mentiroso!" A él, cualquiera que sepa cómo funciona la proyección se dará cuenta de que estás muy incómodo con tu propia deshonestidad; si le grita "Bully!" a él, se mostrarán sus propias propensiones al bullying, y así sucesivamente.

Vale la pena señalar aquí que las cosas que se proyectan en la Sombra no tienen por qué ser moralmente malas en ningún sentido convencional. En un episodio anterior de esta serie, por ejemplo, mencioné al pensador tradicionalista Julius Evola. Lee sus escritos y los encontrarás llenos de desprecio despectivo hacia el mundo moderno por su suavidad y su humanitarismo; esta última es una palabra sucia en el vocabulario de Evola. Lo que estaba pasando, a juzgar por los relatos escritos por personas que conocían a Evola en persona, era que detestaba sus propias capacidades de amabilidad, gentileza y compasión, y así los cargó en la Sombra que proyectaba en la sociedad que le rodeaba. La Rebelión contra el mundo moderno de la que escribió en su libro más famoso, como siempre lo son, fue en última instancia una rebelión contra sí mismo.

¿Cómo diferencia la aversión razonable ordinaria y la proyección de la Sombra? Es bastante simple, realmente, aunque "simple" no es lo mismo que "fácil". Los arquetipos son absolutos, mientras que los seres humanos nunca lo son; en el peor ser humano todavía hay características admirables, así como hay características despreciables en lo mejor de nuestra especie. Si puedes ver el objeto de tu odio y, con un poco de reflexión, enumerar una serie de cosas sobre esa persona que consideras admirables, no irónicamente, ni sarcásticamente, sino honestamente admirables, probablemente no te atrapen en el arquetipo de la Sombra. . Si no puedes hacer esto, probablemente estás proyectando la Sombra; si te enojas furiosamente con la sola idea de que alguien sugiera que hay incluso lo más pequeño admirable sobre la persona que odias ... bueno,

La Sombra es solo uno de los arquetipos; hay muchos otros Cuando te enamoras perdidamente, por ejemplo, lo que sucede es que un arquetipo diferente -Jung lo llama Anima o Animus, según el género- se ha proyectado en la otra persona, con efectos que tienen la misma potencia pero lo contrario. carga emocional como en una proyección de Sombra. Todas las interacciones humanas más intensas están mediadas por uno o más arquetipos. Sin embargo, no todos los arquetipos se aplican a todas las personas; hay arquetipos humanos universales, y luego hay arquetipos que son específicos de subconjuntos más pequeños de la humanidad.

Jung escribió acerca de uno de estos en su famoso ensayo de 1936 "Wotan". En un momento en que la mayoría de la gente en Europa creía que el hombrecito gracioso con el bigote Charlie Chaplin que recientemente se había convertido en Canciller de Alemania era un aspirante Mussolini de tercera categoría que Estaría fuera de su cargo tan pronto como la política alemana pasara por otra de sus convulsiones rutinarias. Jung entendió que algo mucho más profundo y aterrador estaba funcionando: "Un huracán se ha desatado en Alemania", escribió, "mientras aún lo creemos". está buen tiempo ".

Ese huracán, sugirió Jung, fue la activación de un arquetipo que no pertenecía a toda la humanidad, sino específicamente a las personas que viven en Europa Central, donde la inmensa extensión de las llanuras de Eurasia rompe contra las colinas y valles fluviales que corren entre las montañas. Alpes y el Mar del Norte. Ese arquetipo estaba asociado con los mitos del dios arcaico Wotan. Hoy en día, la mayoría de las personas que recuerdan a la deidad en cuestión piensan en su casi equivalente Odín, cuyas obras y destino inminente se celebran en la poesía nórdica antigua, o de la creación literaria que desempeña un papel central en las óperas del Anillo del Nibelung deRichard Wagner . pero también hay una versión distintiva de Wotan en el folclore alemán, una terrorífica figura de cazador que cabalga sobre las tormentas, liderando un vasto ejército de fantasmas a través de los cielos de medianoche.

Si los dioses son las reflexiones de arquetipos o arquetipos son los reflejos de los dioses es una cuestión que podemos discutir algún otro día. El punto relevante aquí es que Jung captó algo que casi todos los demás echaron de menos. Durante décadas, desde los últimos años del siglo XIX, algo se había estado moviendo en las tierras de habla alemana del centro de Europa, algo que sacudió el racionalismo torpe de una edad segura y se sumergió en los lugares profundos donde la conciencia humana se fusionó las fuerzas de la naturaleza. Tras una guerra perdida y una amarga depresión económica, esa fuerza arquetípica se apoderó de un vehículo improbable -un artista austríaco convertido en agitador político llamado Adolf Hitler- y barrió la mayor parte de Europa en una vorágine que terminó, como los mitos de Wotan siempre final, en Götterdammerung (N. T: Crepúsculo de los dioses. Algo equivalente al Ragnarok de la mitología vikinga; un enfrentamiento entre dioses y gigantes que supondrá el Fin del Mundo)

La cascada de sincronicidades que rodeó la campaña de 2016 de Donald Trump me sugiere que algo no del todo diferente está funcionando en la América de hoy. Wotan, sin embargo, no es un arquetipo estadounidense; mientras que el Cazador Salvaje tiene su equivalente estadounidense: los fanáticos de la música country anticuada recordarán la pieza clásica "Ghost Riders in the Sky": el Señor de los Muertos en su caballo de ocho patas Sleipnir está ausente en esa canción, y en el mito y folclore estadounidenses en general. Debemos buscar en otra parte el arquetipo que está actuando en la política de hoy.

El brillante filósofo y activista nativo americano Vine Deloria Jr. ofreció una importante pista en su obra más influyente, God is Red. Señaló que a raíz de la Reforma, la espiritualidad occidental perdió la pista de una variable crucial: la importancia espiritual de el lugar en que se está . Para la mayoría de las tradiciones espirituales, y para las tradiciones nativas americanas, incluso más que la mayoría, los lugares específicos de la tierra tienen sus propias propiedades y poderes espirituales únicos, que no dependen de las personas que viven allí. Continuó argumentando que gran parte de la razón por la cual la sociedad estadounidense moderna camina a tropezones tan ciegamente de un desastre evitable a otro es que aún no hemos aprendido a relacionar de manera sagrada los poderes del lugar, los espíritus de la zona en que vivimos, y que esos poderes siguen siendo los que reverenciaron los pueblos originarios.

Por lo tanto, me parece que hay una figura mítica específica cuyo arquetipo está en juego en este momento.

Un gran número de mitos nativos , de todo lo largo y ancho de América del Norte, hablan de un ser o una categoría de seres cuya tarea es cambiar el mundo para que la gente pueda vivir allí. Entre las tribus hablantes de la lengua Salish en el Sur de Puget Sound, por ejemplo, el Cambiador es la Luna; entre los Takelma, que viven en el suroeste de Oregon, él es Daldal, la libélula; en algunas partes de las tierras secas del oeste él es Coyote, y así sucesivamente. En algunas historias, él es un héroe, en algunos es un bufón, en algunos es una fuerza incomprensible de la naturaleza; los detalles varían, pero el tema básico sigue siendo el mismo. El mundo era diferente una vez, dicen los cuentos, y luego el Cambiador llegó y lo hizo como está ahora.

Las versiones de la historia del Cambiador que conozco tienen una forma distintiva. Son episódicos, y siguen al Cambiador en su viaje a medida que avanza desde la desembocadura del río hasta su fuente.

En la versión sureña de Puget Sound, por ejemplo, después de una larga e intrincada historia de fondo, la Luna deja la tierra de los salmones bajo el mar y comienza a caminar río arriba hacia las montañas. Todos los seres que viven allí saben que él viene y preparan varias armas y trampas para detenerlo, porque no quieren que él cambie el mundo. Entonces conoce a un hombre que está sentado al borde del agua tallando una gran tabla plana de madera. "¿Qué estás haciendo?", Le pregunta la Luna, y él responde: "Hay alguien viniendo que va a cambiar las cosas, y voy a golpearlo en la cabeza con esta tabla y matarlo". La Luna toma la tabla, la pega sobre la grupa del hombre, y dice: "Desde ahora tu nombre es Castor. Cuando la gente venga, te buscarán por tu pelaje ".

La Luna va más arriba en el valle, y se encuentra con otro hombre que mira ansiosamente desde la cima de una colina. Él tiene dos armas, una en cada mano, y tienen muchos puntos agudos. "¿Qué estás haciendo?", Le pregunta la Luna, y él dice: "Hay alguien que viene y va a cambiar las cosas, y voy a apuñalarlo con todos estos puntos y matarlo". La Luna toma las armas, las pega en la cabeza del hombre, y dice: "Desde ahora tu nombre es Venado. Cuando la gente venga, te buscarán por tu carne y tu piel ".

Y así continúa la historia. En las manos de un hábil cuentacuentos -y la narración de cuentos era una de las bellas artes en las culturas nativas americanas- la historia del Cambiador se extendería a cualquier longitud permitida por las circunstancias, con cualquier cantidad de incidentes alegres destinados a señalar la moral o transmitir pepitas de sabiduría. No hay una espiral de acción ascendente que conduce a una gran batalla entre el Cambiador y los seres cuyo mundo ha venido a cambiar; solo hay un incidente tras otro, hasta que el Cambiador finalmente llega a la fuente del río y salta al cielo para convertirse en la Luna, o se convierte en una montaña, o va a lo que sea que sea su destino, dejando el mundo cambiado para siempre en su estela .

Note, querido lector, cuán a menudo se repite este patrón en la historia de los Estados Unidos, en los grandes cambios que transforman nuestra vida pública para bien o para mal. Casi nunca ves una gran lucha en la que todo está decidido. Donde la batalla de Waterloo llegó al final de las Guerras Napoleónicas y se establecieron de una vez por todas, nuestro equivalente más cercano, Gettysburg, llegó solo un poco más allá de la mitad de la Guerra Civil, y simplemente marcó la marea alta de la Confederación, el punto desde el cual todos los caminos finalmente llevaron a Appomattox. Los cambios que importan muy a menudo se centran en una persona que se convierte en el foco del cambio y que avanza por el río de nuestra vida nacional, encontrando una crisis tras otra y de alguna manera superando a cada uno de ellos, hasta que la muerte o el retiro termina la historia y para cuando eso suceda,

Ese es el patrón arquetípico que veo desplegarse en la vida estadounidense en este momento. No conozco un mito de los nativos americanos en el que el papel del Cambiador sea desempeñado por una rana con poderes mágicos, pero esa parece ser la situación en la que nos encontramos ahora.

Dos características del mito del Cambiador parecen particularmente relevantes en este momento. El primero se señala hábilmente en las historias. Los seres que intentan detener al Cambiador y mantener el mundo igual solo siguen haciendo lo que sea que estén haciendo cuando llega el Cambiador: el hombre con el tablero sigue tallando troncos de árbol, el hombre con las armas de muchos puntos sigue mirando alrededor, y allí siguen hoy, el castor junto a su presa, el ciervo en la colina. Después de haber rechazado el cambio, se vuelven incapaces de cambiar y continúan realizando los movimientos de sus planes fallidos para siempre. Eso es exactamente lo que han estado haciendo los oponentes de Trump desde que su candidatura tocó fondo, y más particularmente desde su inauguración. "De ahora en adelante, su nombre es Manifestante", dice el Cambiador, y se coloca un gorro de lana en la cabeza de la persona y una pancarta en las manos ...

La otra cara de la misma narración se puede rastrear en la propia trayectoria de Trump. Desde el comienzo de su campaña, sus oponentes se han convencido de que esto o aquello o lo otro seguramente lo detendrán; El incidente sigue al incidente, y él sigue yendo río arriba y cambiando las cosas. Nunca hay el gran desenlace que desean tan desesperadamente. La crisis nunca llega, y lo que es más, nunca llegará.

Esa es una de las cosas sobre los arquetipos. Cuando uno de ellos encuentra un vehículo humano y comienza a remodelar la vida colectiva de una sociedad a su imagen, si conoces el arquetipo puedes predecir exactamente cómo se desarrollarán las cosas. Jung no hizo muchas predicciones en el ensayo que mencioné antes, pero debería haber sido obvio desde el principio que una vez que el arquetipo Wotan encontrara su vehículo y se apoderara de la imaginación alemana, sería una línea recta para Ragnarok. Además, después de su muerte, Hitler continuó cumpliendo el mito en estilo clásico, convirtiéndose en el Lord of the Slain del mundo moderno, galopando para siempre a través de los cielos de medianoche de nuestra imaginación colectiva con seis millones de fantasmas detrás de él.

Wotan no es el Cambiador, y diferentes arquetipos persiguen destinos diferentes. Sobre la base de los puntos discutidos anteriormente, creo que es seguro predecir que ningún intento futuro para detener a Trump llegará más lejos que los que ya hemos visto. Los esfuerzos para golpear a Trump en la cabeza con una investigación o apuñalarlo con diatribas mediáticas continuarán sin duda; de hecho, con la vista puesta en las leyendas, no me sorprendería que la investigación de Mueller siga avanzando inútilmente durante un largo tiempo. por venir, y me sorprendería que los medios y la intelectualidad oficial disminuyan un poco, pero nada afectará el resultado. A principios de 2025, cuando Donald Trump entregue la presidencia a su sucesor, recordará una larga serie de crisis que nunca lograron descarrilar.

Con la vista puesta en las dos primeras partes de esta serie de publicaciones, no es demasiado difícil ver las nuevas realidades tomando forma en el otro lado de la era de Trump. La drástica reducción de las regulaciones federales, el fin de los acuerdos de libre comercio unilaterales que fomentan la deslocalización de los trabajos de la clase trabajadora y el fin del estímulo tácito de la inmigración ilegal masiva y la consiguiente presión a la baja sobre los salarios y beneficios: todas las políticas centrales de la administración Trump representan un reequilibrio dramático del poder económico en la sociedad estadounidense, lejos de la aristocracia gerencial. La realidad de que la política sea lo que es, provocará un reequilibrio igualmente dramático de la influencia política. Ya estamos viendo una animada insurgencia socialista que amenaza al establecimiento del Partido Demócrata, y una afluencia de candidatos populistas menos espectacular pero de gran alcance en el Partido Republicano también está en marcha. A pesar de todas las agudas denuncias de los principales medios de comunicación y de la intelligentsia oficial, Hay Una Altetnativa -de hecho, más de una- y eso en sí mismo muestra que el consenso forzado de los últimos cuarenta años se está desmoronando a nuestro alrededor.

Eso tendrá efectos igualmente espectaculares  en la escena internacional. La aristocracia administrativa del pasado reciente tenía el poder y la riqueza que tenía porque Estados Unidos mantenía la hegemonía sobre la mayor parte del mundo. Nuestro imperio, sí, lo sé, es descortés usar tales términos, pero seamos realistas. Nuestro imperio, como decía, le dio al cinco por ciento de la humanidad que vivía en los Estados Unidos una cuarta parte de los recursos del planeta y un tercera parte de sus productos manufacturados, y por supuesto, de ninguna manera se distribuyeron equitativamente entre los estadounidenses. La forma en que las familias de viejo dinero y los multibillonarios tecnológicos por igual se han reunido en general en torno a la oposición a la administración Trump, muestra que saben perfectamente en qué dirección sopla el viento.

En la historia de cada imperio, llega un momento en que los costos de mantener el imperio exceden las ganancias. Llegamos a ese punto hace bastante tiempo, y las políticas que llevaron a la clase obrera de Estados Unidos a la indigencia y la miseria se pueden entender mejor como intentos de mantener a las clases privilegiadas cómodas desplazando los crecientes costos del imperio sobre todos los demás. El final de los acuerdos de libre comercio, la retirada de los compromisos militares extranjeros como la OTAN y los primeros pasos hacia un modus vivendi con Rusia, Corea del Norte y otras naciones rivales son pasos necesarios en la retirada del imperio. A lo lejos, en el otro extremo del viaje río arriba del Cambiador, podemos ver los primeros tenues prefiguraciones de la América posimperial, y con un poco de suerte,

Fíjese, en cincuenta años a partir de ahora, sin duda habrá personas que extraigan sus gorros de lana a polilla dos en una caja en el ático, y recuerden con cariño los buenos viejos tiempos en que Estados Unidos aún podía pretender ser el lugar irremplazable de entre todas las naciones del mundo , cuando Barack Obama recurris a los ataques con drones para vaporizar bodas en el otro lado del mundo y los deplorables aún tenían claro cuál era su lugar. Esa es la naturaleza de las aristocracias obsoletas; en una escala más amplia, es la naturaleza del cambio histórico, especialmente cuando los patrones profundos de la psique colectiva entran en acción y dejan a un lado las presunciones de una era que se desvanece.

Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: Las guerras Kek, cuarta parte: lo que se mueve en la oscuridad

hector77
Solo decir que en su dia me mire lo de los arquetipos de Jung y llegue a la forzosa conclusion racional que las explicaciones que daba para una serie de arquetipos me parecieron de lo mas arbitrario.
No estoy diciendo que no haya arquetipos o estructuras o llamele usted como quiera en el interior del ser humano, pero puedo concluir que Jung no dio con ello o ellas. Como tantas otras "tecnicas" que ruedan por ahi.........
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: Las guerras Kek, cuarta parte: lo que se mueve en la oscuridad

Dario Ruarte
Héctor:

No sé si viene al caso profundizar en ésto en un foro que es de "energía" pero, como estamos en el subforo de John Greer y éste, anda últimamente más cerca de los "mágico" que de lo racional para analizar los cambios por venir, no está de más dedicarle algunos minutos al tema, así más no sea para ilustración e información de aquellos a quienes pueda interesar el tema.

Empiezo por decir que, tal como indica Greer, Jung es un autor "psicológico" pero que ha tratado temas "esotéricos" (o mágicos si prefieres). Incluso queda la duda de si es más un esotérico "traduciendo" los temas a un lenguaje más académico o, un académico que hundía sus conceptos en los esotéricos. En todo caso no es la base de lo que estamos viendo aquí.

A lo que quería referirme entonces es al problema de los arquetipos y su vinculación a la "psique social" de ciertos pueblos y culturas. Voy a usar SIMPLIFICACIONES EXTREMAS para tocar el tema y hacerlo digerible. Haz de cuenta que esta es una de esas explicaciones del tipo "La Teoría de Cuerdas para niños en tres minutos". Desde ya que el tema tiene otros grados de complejidad pero, tratarlo a ese nivel se hace imposible en un post (y hasta para mis conocimientos o comprensión del tema).

Forzosamente para tratar el tema de los arquetipos tenemos que decidir con cual de las explicaciones sobre "Qué es el Universo" queremos quedarnos.

1) Universo "Material":

En este caso estamos en la concepción racional y científica que hoy usamos. Más allá de que no entendamos del todo la cosa pero, hay una serie de "causas-consecuencias" materiales que dan lugar al Universo, la vida, el hombre, la inteligencia y la consciencia.

La psique humana es parte de la consciencia evolutiva, no hay "sincronicidades" sino meras "casualidades" y, tampoco hay "arquetipos" sino procesos culturales propios de cada cultura.

Si los alemanes piensan de cierto modo es solamente porque hablan un idioma compartido, leen más o menos los mismos libros, han ido a las mismas escuelas, escuchan los mismos noticieros.

La mente humana por razones totalmente explicables tiene tendencia a "armar estructuras simplificadas" para entender la realidad y, esas estructuras, como son compartidas culturalmente, pueden operar dentro de lo que llamamos "arquetipos" o "conciencia compartida", etc.

A una escala superior, como el mundo es un sitio más o menos integrado, tenemos algunas creencias que son "mundiales", otras que son "nacionales" y, hasta pueden existir otras a escala de "ciudades" o "barrios", sobre todo cuando los mismos tienen cierta "personalidad" o "cultura" (un madrileño difiere de un barcelonés y un tipo de lavapiés difiere de uno del barrio de Salamanca). Incluso las puedes tener a nivel de "equipos de fútbol" y de "partidos políticos".

No hay nada "sobrenatural", no hay nada que no se pueda explicar desde la razón y, estudiando las culturas y procesos sociales.

===

Lo que sigue son los "Universos con parte sobrenatural" pero aquí, para hacerlo algo más claro lo tengo que dividir en tres formatos posibles.

===

2) Universo "Creado con Estructura":

Aquí asumes que hay una "primera razón" para crear lo que existe. Algo -que llamamos "Dios"- ha "emanado" la creación pero como esta es un proceso complejo (estoy en la explicación que da la Cabala al respecto) no opera en un solo paso sino que va "decantando" a lo largo de diferentes etapas.

El modo sencillo de entenderlo es la construcción de una casa. Una casa tiene CIMIENTOS y, las paredes luego, no irán en cualquier parte sino siguiendo los cimientos. Una casa tiene DESAGUES y, los baños y piletas irán luego donde se hayan dispuesto los mismos. Una casa tiene INSTALACION ELECTRICA y, los tomacorrientes o las luces irán luego donde se hayan instalado las mismas. Una casa tiene ABERTURAS y luego las puertas y las ventanas irán donde las mismas hayan sido dispuestas.

Cuando tú entras a una casa algunos aspectos son "relativamente superficiales" (por caso, dónde instalas los muebles) pero, incluso ésto está condicionado por la FORMA Y DISEÑO (raramente puedes poner las mesas y las sillas del comedor en uno de los baños). Podrás cambiar la pintura y disponer las mesas y sillas -dentro del comedor- de modo diferente PERO, la "estructura" de la casa limita los cambios que puedes hacer.

Pues bien. El hecho de que en el baño te laves la cara y los dientes y coloques la cama en una habitación, guardes las escobas en un armario del pasillo y calientes el café en la cocina son "arquetipos".

El modo en que pintes, decores y hasta equipes tu cocina será diferente al de la casa del lado PERO, lo cierto es que en ambas casas hay COCINAS y TODA LA ESTRUCTURA ha sido diseñada para ello (los desagues, la electricidad, los cimientos, la orientación, las aberturas, etc.)

Los arquetipos entonces -y como los explica Platón en La Caverna- son "reflejo" de la estructura.

Yo te digo "silla" y tú sabes que es una cosa para sentarse... luego si te pido que dibujes (o construyas) una silla -que es el arquetipo- podrás hacerme CIEN MIL DISEÑOS DIFERENTES (con madera, con cuero, de metal, con tres patas, con una sola y base, con respaldo, etc.)... pero todas serán "sillas".

===

3) Universo con "los albañiles y el arquitecto dentro de la casa"

Esta es una derivación un poco más compleja de la anterior.

Resulta que llegas a la casa pero adentro están los arquitectos y los albañiles y van a convivir contigo.

Es más compleja de explicar porque se superponen una gran cantidad de influencias... el diseño de la casa la dispuso el "Arquitecto mayor" pero, el "Jefe de Obras" te obliga -o exige- que pintes el comedor de tal color, o que le asignes a tu hija aquella habitación y no ésta otra.

Te toca convivir con Dioses, Angeles y Demonios que te dan órdenes o te cambian cosas de lugar si no les gusta cómo las has dispuesto y que, incluso, te pueden ayudar o castigar según cumplas o no sus indicaciones.

Con algunos puedes "negociar" y hacer pedidos, otros te dan órdenes. Algunos tienen el poder de castigarte si no las cumples y otros, sólo pueden insultarte o perseguirte por toda la casa molestándote.

Aquí los "arquetipos", si bien se ajustan a la estructura general, son más cambiantes porque los constructores aún están adentro y, en ciertos casos pueden cambiar los cables de lugar o modificarte una de las ventanas.

La mitología griega, con sus dioses interactuando con los humanos, está muy próxima a este modelo.

===

4) Universo "de Plastilina" (o de arcilla):

Esta es una versión más próxima a la "Magia del Caos".

Está la casa pero, los constructores y albañiles los puedes CONTRATAR TU.

Es decir... sin dices o haces nada igual vendrán a construir la casa siguiendo el plan general pero, son más "obedientes" a tus órdenes.

No puedes cambiar cosas profundas (los cimientos, la estructura) pero, si los pones a hacer la cocina más grande o a poner dos ventanas en vez de una, eso dentro de ciertos rangos sería posible.

Entonces... SABIENDOLO O NO, haciéndolo de modo planificado o no, las culturas "crean" arquetipos (contratan constructores). Una vez que lo hacen influyen al resto de la familia pero, la decisión inicial fue de alguno de los miembros y, si todos se ponen de acuerdo, ciertas cosas se ejecutan de cierto modo.

Cuando un pueblo "crea" un Dios que los protege y los guía en cierta dirección ese "dios" se impregna en la plastilina y empieza a existir y actuar en la dirección solicitada (llamá a un albañil que divida el comedor en dos porque es muy grande y podemos aprovecharlo de otro modo).

El que llegue a la casa luego de eso, verá la nueva pared.

"Barcelona" o "Cataluña" o "España" son entonces "arquetipos" creados en un momento dado y que, al sumar voluntades sigue existiendo. Lo mismo con "catolicismo" o "budismo" o "islamismo" y, a otro nivel, lo mismo con "El Atletic" o "Boca Juniors".

En este caso los "arquetipos" son creaciones de la mente colectiva, que pueden nacer o morir a lo largo del tiempo.

===

5) Universo "de plastilina con constructores":

Este es el formato más corriente en la Magia -e incluso en las religiones porque están muy emparentadas- y, más o menos desde donde hace el análisis Michael Greer.

Hay ciertos arquetipos que "están allí" porque los puso el constructor (Ej: el Arcángel Rafael) y otros que "los contratamos nosotros" ("ser de Madrid", "ser de Cataluña").

Coexisten de un modo complejo pero, en ambos casos influyen sobre las sociedades y las personas.

La mitología griega es la aproximación más exacta a su funcionamiento (Dioses y hombres se interrelacionaban y hasta se influían entre si de diferente modo).

Dado entonces que existen "fuerzas" que influyen sobre los hombres (algunas las pueden crear los propios hombres incluso), son estas "fuerzas" las que fluyen y refluyen incidiendo sobre el desarrollo de los acontecimientos y siendo influidas a su vez por otras fuerzas.

Los hombres a veces las CONVOCAMOS, algunas de ellas las CREAMOS, en otras ocasiones NEGOCIAMOS O INFLUIMOS sobre ellas y en otras ocasiones sólo somos JUGUETES en sus manos.

Los "arquetipos" son esas "ballenas" que están muy por debajo de la superficie a los que se refiere Greer en su explicación y, pueden ser tanto "arquitectos" o "albañiles" o bien "constructos" que una sociedad configura en algún momento de su existencia.

Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: Las guerras Kek, cuarta parte: lo que se mueve en la oscuridad

Kanbei
Pedazo de portulano que ha trazado el Druida en su artículo,
gracias Anselmo por tomarte el trabajo de traducción.

Este mago acaba de diseccionar la cultura norteamericana en la primera parte, y cómo esa cultura entronca en el Wotan sajón y destruye las culturas animistas de los pueblos nativos norteamericanos.

Greer conoce la cultura anglosajona, desde los druidas hasta los novelistas del XX como nadie, pasando por Whitman, Maugham, ... esos autores a lo que él quiere asociar a la aristocracia gerencial, la intelligentsia que necesitan los USnA, y que nunca llega a impregnar al ciudadano norteamericano medio, y mucho menos hoy día.

El arquetipo, el avatar, es una figura indiscutible.
Por ejemplo, el soldado de la Hispania, el héroe hispánico, está reencarnado una y otra vez en Viriato, en Don Rodrigo, en El Cid, en Pizarro, Sarmiento, Moscardó, ... .

Sobre el arquetipo del Wotan y su reencarnación en Hitler es también una genialidad del Druida.
La Magia Nazi fue algo espeluznante, y embrujó a toda la sociedad alemana. Algunos ritos se celebraban en el castillo de la Abadía de Quedlinburg donde todavía hoy suceden cosas inexplicables.

Así describía un periodista de ABC a Adolf Hitler en 1923.
«Él sabe cuál es la psicología del pueblo, porque viene del pueblo y sabe cómo se debe actuar para impresionarle»

"Aunque el ex almirante, al presentarnos, precisó nuestra condición y el objeto de la visita, Hitler nos mira receloso, desconfiado. Al principio, la conversación se entabla entre ellos dos, y mientras, queremos descubrir las cualidades morales e intelectuales del héroe. Hitler parece preocupado, obsesionado por un solo problema: el de obtener recursos para su obra. Se queja de cierto retraso de las sumas que le prometieron para activar el reclutamiento y atender a las necesidades de su gente.

-Así no puedo continuar- exclama, imperativo y amenazador-, el tiempo corre, los acontecimientos se precipitan; yo necesito dinero, dinero, mucho dinero...; si no...

El ex almirante intenta calmar su impaciencia.

-Sí; tendrá usted todo el dinero que necesite. Esos señores comprenderán que es urgente...

Cuesta trabajo conseguir que Hitler abandone el tema del dinero para explicarnos su programa, su ideología, sus métodos redentores. Cuando al fin lo logramos, Hitler se convierte en un torrente de oratoria violenta, tempestuosa, atronadora. Su odio furioso va todo contra el marxismus, el marxismus de la derecha y de la izquierda. El conoce el marxismus porque fue socialista. Los procedimientos que los adversarios burgueses del marxismus emplearon hasta ahora para combatirle le parecen absurdos y torpes. El sabe cuál es la psicología del pueblo, porque viene del pueblo y sabe cómo se debe actuar para impresionarle. Hitler, falto de cultura y de preparación científica, no puede expresar ideas sirviéndose de conceptos abstractos; por eso recurre al ejemplo simplista, al símil, a la comparación de cosas concretas. Acaso en esto esté su fuerza para impresionar a las multitudes. Afirma rotundamente, sin admitir la duda, sintiéndose poseedor de la verdad absoluta.""

Podemos imaginar quiénes fueron los magos que le llenaron las manos de dinero.
Los mismos magos que han venido a comunicar a su lacayo, Pedro Sánchez, que rompa el sello que cierra España, y que se encuentra en un valle, y en una abadía.

Hostia Puta, cómo saben los magos.
Y Bergoglio calla.

Abrazos a los hispanos de buena fe.
Querido lector, si caíste por casualidad en este foro ya es demasiado tarde. No te molestes en entender el pico del petróleo, a partir de ahora podrás grabar con tu móvil secuencias terriblemente bellas de la Tercera Guerra Mundial. Sonríe!
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: Las guerras Kek, cuarta parte: lo que se mueve en la oscuridad

None
CONTENIDOS ELIMINADOS
El autor ha borrado este mensaje.
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: Las guerras Kek, cuarta parte: lo que se mueve en la oscuridad

Dario Ruarte
Pero qué hijo de pxxxxx !!

Yo trato de explicar con "peras y manzanitas" y viene el David y se pone a dar una clase magistral, erudita y sapiente y ahora deja mi explicación como de Jardín de Infantes !!

Eso no se hace !!



Exquisito post David !!, gracias por aportarlo porque es una delicia. Un verdadero placer pasar por el foro y enriquecerse de este modo.

Respecto a los sigilos (sigils o sellos según tu también estupendo comentario al respecto) habría que explicar otra cosa pero, tendré que hacerla en un rato porque ahora me toca atender otros asuntos.

Qué nivel este foro.

Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: Las guerras Kek, cuarta parte: lo que se mueve en la oscuridad

Kanbei
En respuesta a este mensaje publicado por None
David GS escribió
Pido perdón porque al releer mi respuesta me doy cuenta de que ha quedado larguísima. Ya sabéis que la capacidad de síntesis no está entre mis virtudes, así que si alguien tiene la paciencia necesaria para leer lo que viene a continuación, le pido perdón por adelantado.
Hola David, eres la única persona a quien no le pido la versión resumida de un relato. a-p-a-b-u-l-l-a-n-t-e.

Volviendo al Druida, es sorprendente su conocimiento de la cultura anglosajona y su desconocimiento de la grecolatina.

La cultura anglosajona ha dominado durante dos siglos, con la revolución industrial profecitada por Bacon.
Sin embargo, lo grecolatino multiplicado por el factor cristiano e hispánico pervive, y lleva extendiéndose con continuidad desde hace milenios.

El Druida hace en su artículo una enumeración de la destrucción cultural nativa norteamericana con la llegada de los anglos, algo que no sucede con los hispánicos.

Existe una línea de conexión entre Leónidas y Cortés, entre el desfiladero de las Termópilas y la batalla de Otumba. Es el Occidente conteniendo al Oriente, y extendiéndose de Este a Oeste, abrazando el globo.
De la misma manera que existe una tipología arquitectónica que comienza con los griegos, toma su madurez constructiva con los romanos y se extiende al resto del globo con los españoles.
Me refiero a la villa romana, una tipología que se transforma en la Hacienda, El Cortijo, la Quinta, el Ingenio, o la Misión. Es decir, el lugar donde la Naturaleza se hace Patrimonio y se explota de forma sostenible y sostenida durante generaciones. La Hacienda, la Urbe, el Puerto, el Puente ... son preexistencias. La fundación de Santiago de Chile o de Santiago de los Caballeros son topologías donde el Genio del Lugar está esperando al español para su consagración.

Mientras, el Druida especula con Trump, cuando es un simple payaso en manos de magos muy peligrosos.


Querido lector, si caíste por casualidad en este foro ya es demasiado tarde. No te molestes en entender el pico del petróleo, a partir de ahora podrás grabar con tu móvil secuencias terriblemente bellas de la Tercera Guerra Mundial. Sonríe!
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: Las guerras Kek, cuarta parte: lo que se mueve en la oscuridad

Dario Ruarte
En respuesta a este mensaje publicado por None
Quería hacer una aclaración para complementar esta estupenda descripción que hace David sobre el modo en que usan los sigilos (ya expliqué por qué me quedo con esta traducción y no la de "sello", cosa que también, eruditamente explicó David en otro post) vinculándola a lo que arriba había puesto sobre "Qué es el Universo ?"

David GS escribió
El proceso de magia caótica, al que se ha referido Greer en sus artículos, opera sobre la base de este mecanismo simbólico. El mago evoca una idea, y crea con ella un símbolo. Ese símbolo por sí mismo carece de cualquier poder, pero tiene la capacidad de evocar la idea primigenia en la mente de quien lo recibe. El mago crea el Sigil y lo "carga" de significado. Después el mago debe "olvidar" el sigil, de forma que el significante y el significado vuelvan a ser cosas distintas. Después el mago lanza el sigil y lo extiende. Etimológicamente, el acto de creación del sigil correspondería a un proceso de lanzamiento y separación (diabolein en griego, por tanto, el diablo es el que divide), es decir, separa significante y significado, lanzando sólo el significante (el sigil), mientras que el sigil una vez arrojado y extendido se convierte en un símbolo (symbolein, lanzar y unir) capaz de evocar la idea perfecta en la mente del que recibe el símbolo, de forma que la sola contemplación del símbolo deviene un acto de invocación de la idea que evoca.
Vamos a ver... se supone que alguien (digamos un "Mago") construye un sigil, lo "carga", lo olvida y éste (el sigil) si ha sido exitosamente "creado" consigue para el Mago determinados objetivos.

¿ Cuál sería la razón de que esto funcione ?

1) Si adoptamos la explicación del "Universo Material y Racional", la causa de que un sigil funcione es meramente psicológica.

Cuando uno se FIJA UN OBJETIVO y lo INTERNALIZA FUERTEMENTE (lo que sería necesario para "cargarlo") resulta que le está indicando al subconsciente un curso de acción.

Luego, aunque no lo tengamos presente de modo consciente, lo cierto es que nuestro subconsciente si lo lleva a cuestas y, nos conduce de modo que pensamos "casual" pero que es "causal" al resultado buscado.

Ejemplo: Quiero un mejor trabajo.

Al haberme comprometido a nivel subconsciente con ese cambio, aún sin darme cuenta mejoro mi actitud de cara a los empleos, busco avisos, presento currículums, estoy atento a "los datos" que siempre se deslizan sobre búsquedas o empleos, me vuelvo más proactivo analizando oportunidades, hasta soy más audaz a la hora de realizar las búsquedas y los contactos.

Opppsss... "mágicamente" al cabo de un tiempo consigo un mejor empleo.

Aunque piense que fue "mágico" en realidad es un proceso bastante natural de "causa-consecuencia" completamente racional, lógico y material.


2) Quienes ven o piensan en el "Universo de Plastilina" (lo que es frecuente en la Magia del Caos), tal como explica David entienden que han "impreso" en un nivel sobrenatural del Universo una "orden o pedido" y como el "Universo de Platilina" se ajusta a nuestros deseos (por una razón de concentrar energía) los resultados terminan siendo los buscados.

"Pedí" un mejor trabajo.
"Imprimí" el pedido cargando un sigil.
El Universo me devuelve un mejor trabajo.


3) Quienes están por el "Universo de Plastilina con los constructores adentro" (que sería la forma más compleja y sofisticada que, bajo diferentes enfoques o conceptos es la que tiene Greer y lo Magia más tradicional) entienden que, bajo ciertas condiciones y ritos (el sigilo sería UNO de ellos, hay otros) lo que se está creando es un "elemental" que viene a ser algo así como una entidad sobrenatural con una misión determinada (operar en el Astral a nuestro favor para que las "coincidencias" nos acerquen a un mejor trabajo).

Este "elemental" es uno de los albañiles que puedo contratar (lo creo o invoco alguno de los existentes como "San Cayetano", el santo del Trabajo por ejemplo) y éste trabajará por mi en base a mi pedido.

===

Obviamente hay mucha proximidad entre un caso y otro (Universo de plastilina a secas o el Universo de plastilina con los constructores adentro de la Magia Tradicional) pero, en el segundo hay que saber que "no estamos solos" y es la advertencia que hace Greer en la nota anterior de que los "Magos del Caos" a veces quedan expuestos a otras entidades por desconocer o minimizar su importancia.

===

Otra perla exquisita de David que quería destacar es ésta:

David GS escribió
En cuanto a los arquetipos, bueno, si existen realmente o si son un constructo psicológico social, a fin de cuentas, poco importa. Son una fuerza poderosa en cualquier caso que ha dado forma a nuestra civilización, y son algo que está presente incluso más allá, a nivel de todos los pueblos que hayan existido alguna vez. La figura del héroe, el viaje, la prueba, el regalo envenenado, la sombra, el sacerdote, la madre, la serpiente... el monomito, en definitiva, está presente en todas las sagas, en todas las epopeyas, en los naipes, en las tradiciones religiosas, en la literatura moderna e incluso en los juegos de mesa. Si no son elementos reales, la mente humana los ha convertido en tales.
Dado que todo admite una "explicación racional" y una "sobrenatural" a veces es difícil decantarse por una  u otra (un científico se horrorizaría de esta frase ).

Es cierto que, si existe algún proceso cultural base, a partir del cual se han articulado todos los otros, lo que nos llega es como un "eco del pasado" y por eso las sillas, las mesas, el salvador nacido de virgen, el profeta arrojado a las aguas y todas esas cosas que se repiten de cultura en cultura y de civilización en civilización son totalmente explicables desde lo cultural, antropológico o racional.

Pero, si en realidad compartimos la "percepción" de un mundo superior (sobrenatural, sea astral o akásico), lo que estamos reflejando -de modo similar en TODAS las culturas y civilizaciones- son los "ecos" de esas ideas-fuerza.

En lo personal siempre me ha sorprendido ésto: ¿ Qué carajo hacen los dragones o las serpientes emplumadas (que son la misma cosa, serpientes que vuelan), en las más diferentes culturas, tiempos y civilizaciones ?

Una cosa sería que los pueblos tuvieran antiguas leyendas de un Mamut (que en algún punto lo "vieron" aunque se extinguió hace mucho) pero, no existen "serpientes aladas" en ningún momento histórico como para que tengamos una relación cultural con ellas.

Los dragones o serpientes aladas son arquetipos absolutamente originales (no hay nada que se le parezca en el mundo natural o real) pero, los tendrán en TODAS las culturas y civilizaciones presentes.

Si eso no es un "arquetipo sobrenatural", que alguien me lo explique.
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: Las guerras Kek, cuarta parte: lo que se mueve en la oscuridad

Beamspot
Entro por aquí sin nada que aportar, escepto agradecimientos.

Agradecer primero al Maestro Traductor Anselmo por la traducción de una de las mejores series de JMG.

Agradecer a Maestro Darío por las clases didácticas para novatos como yo.

Agradecer a Maestro David por las clases avanzadas en esta temática.

Agradecer a Maestro Kambei por aportar su granito de arena.

Así que para decir algo más, primero comentar que lo de los Dragones podrían venir del descubrimiento de algunas personas de fósiles de grandes dinosaurios. ¿Acaso el cráneo de un T-Rex no recuerda a un Dragón?

Pero lo que hace algo más de un año me está convenciendo de la temática mágica, no es sólo los artículos de JMG.

En mi caso, las sincronicidades en el ámbito laboral son tan bestias que incluso mi ex-jefe me preguntó si estaba montando algún tipo de conspiración, porque le llamaron la atención hasta a el. Y desde que se fué, la cosa se ha ido complicando todavía más.

Así que en estos últimos tiempos estoy empezando a meterme en estos temas.

En otra de las sincronicidades, mi señora estudia psicología en la UNED, así que ahora que se ha mencionado a Jung, se me ha ocurrido bajar los libros que JMG recomienda para leerlos y comentarlos con ella.

Además, me va bien este tipo de conocimiento, ya que desde que mi señora estudia y me comenta sus asignaturas, cada vez veo más claro y tengo más datos muchas cosas relacionadas con el Discurso. Pero mis conocimientos son limitados, así que me gustaría saber si alguno de los aquí presentes estaría dispuesto a echarme una mano, especialmente en las dos últimas temporadas.

Un saludo de un novato en estas lides,

Beamspot.
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: Las guerras Kek, cuarta parte: lo que se mueve en la oscuridad

Fleischman
En respuesta a este mensaje publicado por Dario Ruarte
No tengo respuesta para el tema de las culebras con plumas, pero me parece más probable que yo sea un ignorante que exista algo sobrenatural.
La noche es oscura y alberga horrores. Y el pico de Fleischman ya llegó.
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: Las guerras Kek, cuarta parte: lo que se mueve en la oscuridad

Kanbei
En respuesta a este mensaje publicado por Anselmo
Anselmo escribió

En la historia de cada imperio, llega un momento en que los costos de mantener el imperio exceden las ganancias. Llegamos a ese punto hace bastante tiempo, y las políticas que llevaron a la clase obrera de Estados Unidos a la indigencia y la miseria se pueden entender mejor como intentos de mantener a las clases privilegiadas cómodas desplazando los crecientes costos del imperio sobre todos los demás. El final de los acuerdos de libre comercio, la retirada de los compromisos militares extranjeros como la OTAN y los primeros pasos hacia un modus vivendi con Rusia, Corea del Norte y otras naciones rivales son pasos necesarios en la retirada del imperio. A lo lejos, en el otro extremo del viaje río arriba del Cambiador, podemos ver los primeros tenues prefiguraciones de la América posimperial, y con un poco de suerte,
El Druida no obstante no desea profundizar en la necia naturaleza del poder en USnA.
Trump ha sido puesto ahí para realizar la voluntad de Israhell, por eso Greer no quiere decirnos si Trump es el Wotan o el Cambiador.
http://sakerlatam.es/uncategorized/opciones-de-ataque-anglosionista-contra-iran/
"¿Trump como el “Presidente desechable” para los Neocons?

Los neoconservadores odian a Trump, pero también son dueños de él. El mejor ejemplo de este tipo de “propiedad” es la decisión de Estados Unidos de trasladar su embajada a Jerusalén, que fue un acto increíblemente estúpido, pero que el lobby de Israel exigió. Lo mismo se aplica a que los Estados Unidos incumplan el Plan de Acción Integral Conjunto o, en ese caso, la corriente actual de amenazas contra Irán. Parece que los Neocons tienen una estrategia básica que dice así: “odiamos a Trump y todo lo que él representa, pero también lo controlamos; usémoslo para hacer todas las cosas locas que ningún presidente sensato de los EE. UU. haría alguna vez, y luego usemos las consecuencias de estas decisiones locas y culpemos a Trump; de esta forma obtenemos todo lo que queremos y podemos destruir a Trump en el proceso solo para reemplazarlo por uno de “nuestros muchachos” cuando sea el momento adecuado “. Una vez más, el verdadero objetivo de un ataque contra Irán sería bombardear a Irán de regreso a una era prerrevolucionaria y castigar al pueblo iraní por apoyar al régimen “equivocado”, desafiando así al Imperio anglo-sionista. Los neoconservadores podrían usar a Trump como un “presidente desechable” al que se podría culpar por el caos y el desastre político subsiguiente mientras se logra uno de los objetivos políticos más importantes de Israel: derrocar a Irán. Para los Neocons, esta es una situación en la que todos salen ganando: si las cosas van bien (por improbable que sea), pueden tomar todo el crédito y controlar a Trump como un títere, y si las cosas no van bien, Irán está en ruinas , Se culpa a Trump por una guerra estúpida y loca, y la pandilla de Clinton estará lista para volver al poder."

Quizás habría que hablar de la Inteligentsia que domina en realidad a USnA

Querido lector, si caíste por casualidad en este foro ya es demasiado tarde. No te molestes en entender el pico del petróleo, a partir de ahora podrás grabar con tu móvil secuencias terriblemente bellas de la Tercera Guerra Mundial. Sonríe!
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: Las guerras Kek, cuarta parte: lo que se mueve en la oscuridad

Dario Ruarte
En respuesta a este mensaje publicado por Fleischman
Fleischman escribió
No tengo respuesta para el tema de las culebras con plumas, pero me parece más probable que yo sea un ignorante que exista algo sobrenatural.

Por lo pronto -y sólo a título de curiosidad- sugiero esta nota porque hace una reseña bastante completa de todas las representaciones de serpientes y dragones. Explica de paso algunas leyendas que señalan el origen "reptiliano" del humano consciente pero, es parte de la propia explicación de cómo se la interpreta en diferentes culturas.

https://oldcivilizations.wordpress.com/2010/08/04/los-dioses-serpiente-y-dragon-en-la-mitologia-%C2%BFreflejan-una-realidad-en-las-antiguas-civilizaciones/

Por un lado, señalar que puede tener cierta "racionalidad" en una época primigenia, buscar un símbolo que aúne "la tierra" con "el cielo" y, si usamos un modelo totémico para ello, la serpiente se arrastra por el suelo, el pájaro vuela... quizás la simbiosis de la serpiente con alas o la serpiente que vuela (que es lo mismo que un dragón en definitiva) cumple con este propósito.

Esto nos da una explicación "razonable", aceptable para el modelo "material y racional" del Universo y, podemos tachar la incómoda pregunta de "¿ Por qué en todas las civilizaciones aparece la figura del dragón o serpiente voladora?" de la lista de cosas molestas.

Luego tenemos la larga lista de maguferias que se nos ocurran para explicar este particular fenómeno.

En todo caso, es un tema vinculado a los ARQUETIPOS y del que, realmente, tenemos más preguntas para hacernos, que respuestas serias y concretas disponibles.

La nota que sugiero, insisto, es muy completa en la enunciación de los diferentes casos, usos, modos y modelos que existen de serpientes voladoras o dragones en todas las culturas y sus leyendas asociadas.
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: Las guerras Kek, cuarta parte: lo que se mueve en la oscuridad

Kanbei
Dario Ruarte escribió
Por un lado, señalar que puede tener cierta "racionalidad" en una época primigenia, buscar un símbolo que aúne "la tierra" con "el cielo" y, si usamos un modelo totémico para ello, la serpiente se arrastra por el suelo, el pájaro vuela... quizás la simbiosis de la serpiente con alas o la serpiente que vuela (que es lo mismo que un dragón en definitiva) cumple con este propósito.

La serpiente, el dragón, el ouroboros representan el ingenio humano y su capacidad para desatar la Natura y ponerla a servicio del Humano, convirtiéndolo en un dios.

Masonería (V) El secreto básico
""Así en el mito de Prometeo o, de otro modo, en el Génesis, por lo que me extenderé un poco al respecto. Prometeo es un titán, hijo de la tierra,  y en una versión crea a los hombres con barro, mientras que en otra se limita a traspasarles la técnica (el fuego) y les enseña  menospreciar y burlarse de los dioses. Finalmente, Zeus lo castiga encadenándole a una roca y enviándole un águila que todos los días le devora el hígado. Suele verse en el titán a un benefactor de la humanidad, y en los dioses a tiranos celosos de la capacidad  humana, que lo castigan injustamente.""

""Y en el relato del Génesis el hombre, hecho de barro, tiende al barro, a la materia contra el espíritu, tendencia representada por la tentación de la serpiente, que se arrastra por el suelo: le promete que desobedeciendo al mandato de Dios se hará igual a este. La semejanza de fondo con el mito de Prometeo ha sido subrayada por Paul Diel.  No voy a adentrarme más en la cuestión, pues solo quiero poner de relieve el carácter prometeico de la masonería, una religión y una mística de la materia y la técnica. No existe para ella la tensión y el conflicto del alma humana entre el espíritu (la divinidad) y la materia, ni propiamente entre el bien y el mal. El ser humano es un ser técnico que encuentra la plena satisfacción de la vida en el conocimiento y el desarrollo de conocimientos científico-técnicos en un progreso indefinido. No existe en la masonería la oposición entre Zeus y Prometeo o entre Dios y Lucifer, el “portador de luz”. El Gran Arquitecto figura al mismo tiempo como Dios y Lucifer o Prometeo.""

Estos símbolos y estas logias son las que dominan los USnA, están esculpidos en piedra y oro a los pies del Rockefeller Center, y esta gente quitaba y ponía presidentes USnAmericanos, como Kennedy que fue asesinado porque se oponía al plan ilegal de Israel para hacerse con la bomba atómica.
Querido lector, si caíste por casualidad en este foro ya es demasiado tarde. No te molestes en entender el pico del petróleo, a partir de ahora podrás grabar con tu móvil secuencias terriblemente bellas de la Tercera Guerra Mundial. Sonríe!