POST: John M. Greer –Politica Post-Cenit“”

Previous Topic Next Topic
 
classic Clásica list Lista threaded En Árbol
4 mensajes Opciones
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

POST: John M. Greer –Politica Post-Cenit“”

Anselmo
23 DE JULIO  DE 2008
Post-Peak Politics


http://thearchdruidreport.blogspot.com.es/2008/07/post-peak-politics.html

La reciente orgía descendente en el precio del petroleo , entre sus otros efectos, ha  proporcionado una buena perspectiva del arco descendente de un ciclo  del discursos publico sobre la energía que probablemente llegara a ser demasiado familiar durante los años y meses venideros. A medida que los precios del petroleo subieron hasta nuevos valores record hace unas pocas semanas ,  los medios de comunicación se llenaron de expertos  que advertían  de una inminente crisis energética  en un lenguaje que iba desde lo soberbio a lo apocalíptico . Ahora que aquellos precios están bajando de nuevo ,  otra tanda de  expertos a hecho su aparición en los medios de comunicación, insistiendo en que sus homólogos de la primera ronda estaban equivocados y que podemos consumir tanta energía como deseemos.

Los mismos cambios de orientación frenéticos en los medios de comunicación populares  y en la opinión publica se manifestaron en los años 70, naturalmente , y este no es el primero de tales ciclos que henos presenciado desde que los precios de la energía comenzaron a ascender desde los bajos niveles en los que se encontraban allá por el 2003.  Yo sospecho que una comparación de la frecuencia de los discursos a favor y en contra de la teoría del cenit petroleo  en los medios de comunicación  con los movimientos ascendentes y descendentes en los precios del petróleo  ,se encontraría que arroja una solida correlación positiva, aunque mis clases de estadística en la facultad están tan lejos en mi pasado que dejaría gustosamente a algún otro aplicarse al asunto .

Tales,casi repentinos y diametrales cambios de orientación merecen cierta atención.  Como he sugerido en algunos posts anteriores ,  buena parte del impacto del cenit del petroleo - y verdaderamente de la amplia crisis de la sociedad industrial , de la cual el cenit del petroleo solo forma un aspecto - toma la forma de volatilidad incrementada  mas que de un cambio lineal. Esto por si mismo es una fuente de corrupciones sociales y económicas serias ; si los gobiernos, empresas y familias no tienen modo de saber si la gasolina o el gasoelo  ya sea para automoción o para calefacción  valdrán un dolar o medio dolar por litro  dentro de seis meses, hacer planes económicos para el futuro se convierte en una apuesta arriesgada, especialmente si la misma incertidumbre se pernea a través de toda economía en la forma de volatilidad en los costes a de energía y primas .

No obstante estos efectos a corto plazo son solo la mitad de la historia .  Detrás de estos ,y mas de la mitad oculta por estos , esta la tendencia a largo plazo que ha elevado los precios de la energía  desde los mínimos de todos los tiempos de los años ochenta  y 90 a los niveles problemáticos del presente . Si tal tendencia se mantiene en el futuro como parece mas probable. No demasiadas de las disposiciones económicas de los últimos treinta años  están bien equipadas para sobrevivir a la experiencia .   Las transformaciones resultantes  se manifestaran en varios niveles, pero uno de los más importantes - y el único al que quiero referir me hoy – es la esfera política.

La política del cenit del petróleo  una de las más explosivas y menos frecuentemente entendidas dimensiones  de la emergente crisis de la civilización industrial. Demasiado a menudo, cuando cuestiones de política entran en el discurso del cenit del petroleo , ellas se enfocan en la creencia de que el  problema del cenit del petróleo puede ser resuelto mediante el procedimiento de desalojar de sus puestos a un equipo de políticos espabilados para que otro equipo de políticos igualmente espabilados pueda ocupar su lugar    . Esto se me antoja desembarazadamente equivocado a mí.


Para empezar ,el cenit del petroleo no es un problema que pueda ser resuelto . Es un problema irresoluble -  un fenómeno íntimamente ligado a la relación mas fundamental con las realidades físicas y ecológicas.- y, como cualquier otro problema irresoluble , este no puede ser resuelto; Tan solo puede ser sobrellevado. Esto difiere en detalle pero no en naturaleza , con  los choques con los limites ecológicos que salpican los registros históricos tan hacia el pasado como uno se moleste en mirar.

Como todas las demás especies la Humanidad ahora y entonces sobrepasa los límites del sistema ecológico que la soporta.   Tenemos la mala suerte de vivir en una época en la que esto ha sucedido a una escala mucho mayor de lo habitual, debido al reciente descubrimiento hecho por nuestra especie y de la insensata explotación de los una vez abundantes reservas de combustible fósil .  Esperar que un cambio de líderes, o incluso de sistema, para hacer que tal realidad desaparezca   es algo parecido a intentar declarar que la tierra  hacer desparecer la ley de la oferta y la demanda mediante una ley.

No obstante, los lideres y los sistemas gubernamentales son unos magníficos chivos expiatorios,  y en este momento la búsqueda de chivos expiatorios es algo que esta muy de moda. Consideremos la la galería de villanos culpados por los medios de la comunicación de los recientes subidas  en el precio del petroleo : especuladores , compañías de petroleo , jeques árabes , presidentes neperianos, y el gobierno de los estados unidos ,  los cuales- sucumbiendo a un raro arranque. de sentido común,  rehusaron agotar la reserva estratégica de petróleo para que los ciudadanos que se iban de fin de semana pudieran tener gasolina barata para sus desplazamientos en coche. Yendo mas allá de los medios de comunicación mayoritarios  , a su vez , y tu veras que la lista de culpables de las subidas  de precios del petróleo se ha expandido mucho más allá de la capacidad de catalogación de un archidruida.

Ausente en casi todas estas listas esta sin embargo,   la simple realidad geológica de que solo queda tanto petróleo en el subsuelo de la tierra como el que ya hemos bombeado de la mayoría de los realmente grandes y accesibles yacimientos ,  y se está haciendo cada vez más difícil el mantener los actuales niveles de producción -  mucho menos incrementarlos -  mediante el procedimiento de recurrir a los más pequeños y menos accesibles depósitos  que permanecen . No es difícil mostrar que este es un factor  de importancia en la actual crisis ;   cuando el precio de una materia prima se duplica  en un años pero la producción de esa materia prima no consigue más que incrementarse levemente,  es una buena apuesta afirmar que los límites físicos  en el suministro de la materia prima en cuestión son los culpables.  
Las dificultades para esta por otro lado apropiada observación, naturalmente,  tienen dos vertientes. Esta ofrece respuestas que no son fáciles;  si hemos alcanzado los límites de la producción de petróleo, es un hecho con el que deberemos aprender a vivir,  independientemente de lo inconveniente e incómodo que esto pueda ser. Al mismo tiempo, esto choca contra una Asunción común del pensamiento moderno,  la creencia de que el Hombre- y solo el Hombre -  Juega un papel activo en la historia. Las antiguas civilizaciones asumieron que fuerzas no humanas influían en la historia, y hay cierta ironía  en el modo en el que nuestra civilización, habiendo repudiado al mundo no humano como agente histórico, ahora se encuentra con que su propia historia está siendo reconfigurada por una realidad ajena a lo humano,  con la cual él obstinadamente rehúsa conciliarse.
Traer la ironía histórica a la esfera política, no obstante, suele resultar  explosivo.  El ejemplo de Alemania en el periodo  postguerra tras la primera Guerra mundial  es instructivo. Enfrentada con la colisión entre una ideología imperial  de dominación mundial y la dura realidad de una derrota militar, una inmensa mayoría de los alemanes tras la Primera Guerra Mundial buscaron fervientemente una explicación de para tal derrota que no requiriese  a ellos reconocer los limites geopolíticos del  poderío alemán en pleno amanecer de la era del petróleo.

A medida que los problemas económicos del periodo de postguerra se amontonaron, también se incrementó la búsqueda de chivos expiatorios, hasta que finalmente un político casi desconocido llamado  Adolfo Hitler  vino con una respuesta que la mayoría de los alemanes encontró aceptable. El Segundo intento de la conquista mundial por parte de Alemania,   acreditó  de modo incluso más concluyente que el primero, que en la era de petróleo un país pequeño sin reservas de petróleo  y sin fronteras defendibles no tenía nada que hacer para llevar a la práctica los sueños de un imperio global.  No obstante fue precisa la guerra más destructiva en la historia y los horrores del holocausto  para llevar una realidad tan evidente a la atención del pueblo alemán.

Un factor que hizo la situación política de la Alemania de Weimar tan vulnerable a este tipo de evasión autodestructiva de las realidades cruciales fue la bancarrota intelectual de los partidos políticos mayoritarios de la época.  Al final del siglo 19 vio la emergencia del consenso político a lo largo del mudo industrial de aquel entonces que unía a todos los partidos mayoritarios entorno a los principios del mercado libre, la no interferencia gubernamental en materias económicas, y la expansión imperial hacia el tercer mundo. Encontrar  substanciales diferencias entre liberales y conservadores en el Reino Unido, demócratas y republicanos en los Estados  Unidos, y los partidos equivalentes en los demás países en los años en torno al cambio de siglo era una tarea que precisaba realizarse con la ayuda de una lupa.   Fueron precisas décadas de crisis, culminando con la debacle económica de la gran depresión,  para romper la garra de tal consenso en la imaginación política del mundo industrial.
Hoy en día en los estados unidos nos encontramos en una situación similar. Con la diferencia, si acaso,  de que el pensamiento político contemporáneo está mucho más empobrecido de lo que lo estuvo en 1908, cuando las periferias radicales de la sociedad revoloteaban como abejas en torno a un panal  con teorías alternativas de la política económica. Desde  el colapso de conservadurismo clásico  , en los años 60 y la implosión de la nueva izquierda en los 70 , el debate político en los medios de comunicación mayoritarios se  ha centrado en encontrar los mejores medios para conseguir un conjunto de objetivos que pocas buces lleguen a cuestionar , mientras una buena parte del debate fuera de los medios de comunicación mayoritarios  ha abandonado la teoría política  a cambio de un demonología secular que  en la cual todo lo que está mal en el mundo - incluyendo los efectos de los limites ecológicos de la tierra , naturalmente es la culpa de una malevolente elite o de otra.

La actual carrera presidencial en Estados Unidos es un caso a señalar.  Ningún candidato ha mencionado lo que , en mi opinión al menos, son los temas cruciales de nuestro tiempo :  por ejemplo si  el interés de los Estados Unidos está mejor servido   mediante el mantenimiento de  un extenso imperio económico  y militar; con bases militares en más de cien naciones por todo el mundo ; lo que hay que hacer sobre el colapso de la infraestructura económica de Estados Unidos y el vaciamiento de su otrora próspero corazón; y naturalmente e, como la economía y sociedad estadounidenses pueden hacer frente mejor al final de la era de energía barata y abundante  y la transición a una era de escasez para la que estamos angustiosamente no preparados.

Al contrario, los candidatos  discuten sobre si las tropas estadunidenses deben estar luchando en Irak o en Afganistán,  y sobre si debemos o no producir más energía mediante perforaciones petrolíferas en los refugios de vida salvaje de la nación.  Mientras tanto los partidarios de cada uno de estos políticos profesionales se esfuerzan con denuedo en presentar al oponente como a la reencarnación del mismísimo Satanás, mientras un creciente número de aquellos que están desilusionados con el proceso político por entero sostienen que los políticos son peines de la conspiración reptiliana que pueda estar de moda en el mundillo conspiranoico en estos días.  

Puede ser que sea solo yo,  pero este tipo de evasiones de lo que es obvio me parece extremamente contraproducente.  Si los Estados Unidos -Weimar van a tener un destino menos desastroso que su equivalente,  necesitamos movernos hacia un debate serio sobre la forma que este futuro va a tener  y nuestro económicamente ruinoso imperio , nuestra economía nacional en plena desintegración , y nuestros estilos de vida  despilfarradores , necesitan estar entre las cosas sometidas a discusión.  La extrema derecha ya ha empezado a olfatear una buena oportunidad; el caudillo del neofascista Partido Nacional Británico,  ya ha comentado que su partido está exactamente a una crisis mayor del poder ,  y él puede tener razón.

Más generalmente, el primer movimiento político  que salte a la palestra  con una respuesta plausible al cenit del petróleo probablemente definirá el discurso político  entre energía y sociedad para las décadas por venir.  Griffin y sus camaradas; están impacientes para desempeñar tal papel ; su respuesta puede no parecer plausible a la mayoría de la gente ahora ,  pero tampoco Hitler  antes de la gran depresión  consiguió hacer bajar al listón de la plausibilidad  hasta el  punto que le permitiera pasarlo dando un solo paso  de marcha de la oca .  A no ser que algún otro movimiento venga con una política apropiada para el mundo post cenit, las ideas de Griffin pueden todavía ganar pro ausencia de competidores.

Esto sería una tragedia, y por razones más que obvias.  Una ventaja de las crisis es que hacen posible  llevar a cabo cambios constructivos que son mucho más difíciles en tiempos más apacibles.  Mientras yo no soy aficionado a las fantasías utópicas , y siempre existe la posibilidad de  que los cambios bien intencionados puedan hacer las cosas empeorar , resulta duro luchar contra la idea de que la olla de grillos que es la política moderna estadounidense pueda aportar alguna mejora   esto puede suponer aprender unas pocas cosas de otras democracias ; también puede suponer volver a algo más parecido al sistema constitucional sobre el que este país fue fundado , el cual, después de todo, funcionó bien en la época anterior al combustible fósil. De un modo u otro, no obstante, es tiempo de dedicar un escrutadora mirada a algunas de nuestras asunciones más básicas,  y sustituir la lógica del chivo expiatorio por  una discusión razonada sobre adonde nos estamos encaminado y sobre que otras opciones nuestra sociedad podría tener a bien considerar.
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: POST: John M. Greer –Politica Post-Cenit“”

Bihor
Muchísimas gracias Anselmo por esta nueva traducción. En cuanto pueda actualizo el índice de su blog.

Un saludo
Regla de oro: trata a los demás como querrías que te trataran a ti
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: POST: John M. Greer –Politica Post-Cenit“”

Admin
Administrador
Bihor, te envié correo hace unos días por este tema. Lo has leído?

Gracias Anselmo por tus aportes.

Un saludo
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: POST: John M. Greer –Politica Post-Cenit“”

sorella
Gracias por vuestro esfuerzo.

Los aportes del druida son excepcionales.