POST: John M. Greer –"El vuelo hacia lo efímero”

Previous Topic Next Topic
 
classic Clásica list Lista threaded En Árbol
3 mensajes Opciones
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

POST: John M. Greer –"El vuelo hacia lo efímero”

Anselmo
02 de octubre de 2013

http://thearchdruidreport.blogspot.com.es/2013/10/the-flight-to-ephemeral.html

He aquí  el motivo para desviarnos del tema  de esta semana. Hace unas semanas, el sitio P2P Foundation publicv un texto de  Kevin Carson titulado Cuando efimeralización es difícil de discernir del a partir colapso catabólico (vinculo). El texto  de Carson consiguió un poco de atención recientemente en la blogosfera del cenit del petróleo, por no hablar de algunas puntos y de críticas en absoluto injustificadas. Me parece, sin embargo, que hay un punto válido escondido en el ensayo de Carson; que el ha interpretado de modo equivocado, y no coincide con su pensamiento sobre el tema, pero la cuestión resulta de interés.

Llegar a ese punto, sin embargo, requiere una cierta tolerancia a un tipo de dejadez intelectual de una especie harto común en la cultura actual. Cuando Carson habla de "la teoría Jared Diamond / John Michael Greer / William Kunstler de" colapso catabólico ' ", por ejemplo, es difícil evitar la conclusión de que simplemente no se ha tomado el tiempo en aprender mucho sobre el tema. "Colapso catabólico," después de todo, no es una etiqueta genérica para el colapso en general; es el nombre de una teoría específica sobre cómo las civilizaciones caen- aquellos que estén interesados pueden descargar un archivo PDF aquí (N.T: buscarlo en esta sección))-el cual he desarrollado entre 2001 y 2004 y publicado en línea en un ensayo de 2005, y los otros dos autores que mencionó no tenían nada que ver con ella

Eso sí, yo estaría encantado de escuchar que Jared Diamond apoya la teoría del colapso catabólico, pero por lo que yo sé, nunca lo ha mencionado en la prensa, y los modos de colapso que discute en su libro “Colapso: Cómo las sociedades eligen fracasar o tener éxito” difieren significativamente de mi modelo. En cuanto al tercer autor, presumiblemente Carson se refiere JH Kunstler, el autor de “La Larga Emergencia” y de Demasiada Magia” , obras muy sólidas acerca de la proximidad del fin de la era industrial, aunque una vez más sobre la base de una teoría diferente de colapso, en lugar de a William Kunstler, el abogado de derechos civiles que defendió los Siete de Chicago en 1969, y que por lo que yo se nunca discutió el colapso de las civilizaciones en absoluto.

Esta misma referencia ,reaqlizada de paso, a realidades palpables  aparece en otro lugar en el ensayo de Carson, y deja su argumento en una situación  bastante menos sostenible. La afirmación de Carson sobre  que la descomposición acelerada de la infraestructura existente de la sociedad industrial no es un problema, debido a que la infraestructura está siendo sustituida, o es seguro que será reemplazada (él es un tanto vago en esta distinción), por el más nuevo, mejor y más barato sistema de alta tecnología. Lo que Buckminster Fuller solía llamar efimeralización- definidos, con la vaguedad habitual en Bucky, como "hacer más con menos", es, a juicio de Carson, "una de las características distintivas más importantes de nuestra tecnología", y garantiza que las nuevas infraestructuras serán mucho menos intensivas en capital que las antiguas, de modo que la sustitución de estos últimos no será un problema.

Esa es una afirmación que vale la pena considerar. La dificultad, sin embargo, es que el ejemplo que ofrece también-tomado de Fuller-realidad ilustras el caso opuesto. La sustitución de una red global de cables oceánicos que tienen un peso inmenso con unas pocas  docenas de satélites de comunicaciones con un peso de varias toneladas cada uno tiene la apariencia, a primera vista, de  un espectacular paso hacia efimeralizacion, pero esa impresión se mantiene sólo durante el tiempo que sea necesario para preguntar si los satélites están reemplazando los cables por sí mismos, sin otra ayuda. Por supuesto que no lo están; poner esos satélites arriba, mantenerlos  en órbita, y su sustitución requiere un programa espacial entero, con toda su infraestructura subsidiaria; intercambiar señales con los satélites requiere una gran cantidad de infraestructura. Poner en la balanza, en el platillo correspondiente a la opción del satélite, todas esas plataformas de lanzamiento, centros de control de misión, antenas parabólicas, y otras piezas de hardware de seguridad, y el peso total en ese extremo de la balanza empieza a manifestarse considerablemente menos efímero que lo que aparentaba. Incluso si se agrega un par de anticuados barcos mercantes en el cable del lado -esa es la modesta tecnología necesaria para establecer y mantener los cables-queda lejos de ser evidente que la sustitución de los cables por los satélites vaya a suponer alguna reducción de la intensidad de capital en absoluto.


Todo esto muestra uno de los fracasos más preocupantes de la cultura intelectual contemporánea, una incapacidad casi fisiológica a pensar en términos de sistemas enteros. Desde hace tiempo he perdido la cuenta del número de veces que he visto a chiflados por internet que  no alcanzan a comprender que su cuota mensual por el servicio de Internet no es una buena medida de todo el costo de internet (vínculo), o de ser incapaces de asimilar  el la cruda realidad económica de  que la supervivencia a largo plazo de  Internet depende de su capacidad para pagar por sí misma (vínculo). Esta ceguera frente  los sistemas como un todo  es tanto más sorprendente en que la revolución de la computadora en sí fue posible gracias a la creación de la teoría de sistemas y la cibernética en los años 1940 y 1950, y el análisis de los sistemas integrales es una característica central de estas dos disciplinas

Para sopesar la  ceguera que se sufre frente a sistemas enteros, una  mirada por encima de cualquier fragmento de charla reciente sobre "computación en la nube." ¿Qué es esta cosa que llamamos "la nube?" Descender de los reinos etéreos de los ciber-abstracciones al  bajo y sucio mundo  del hardware, y nos encontramos con  un archipiélago de enormes granjas de servidores, cada una de los cuales utiliza tanta electricidad como una pequeña ciudad, además de sufrir un apetito voraz de piezas y mano de obra especializada,  así como muchos otros insumos, requiriendo además  estar conectado a todos los demás por una red física de enlaces que tienen sus propias demandas de recursos ineludibles. Al igual que con la analogía de satélite de Fuller, la efimeralización de una parte de todo el sistema se logra a costa de grandes desembolsos de capital y aumentos drásticos en la complejidad del sistema en otro lugar.

Todo esto debe ser entendido con el fin de poner la efimeralización  en el contexto adecuado. Aún así, es correcta  la afirmación de Carson de que las tecnologías de la información han permitido la sustitución de una  infraestructura relativamente ineficiente, en algunos contextos, con arreglos que son mucho más eficientes. El ejemplo más conocido es la sustitución de antiguos sistemas de distribución, con sus almacenes, intermediarios locales, y el resto, con sistemas de pedidos justo a tiempo que permiten a los productos, componentes y materias primas que se suministren a medida que  es necesario, donde se precisan. Desde este enfoque se elimina la necesidad de mantener los depósitos llenos de piezas de repuesto y similares, siendo sin duda una forma de hacer más con menos, pero las consecuencias de hacerlo son considerablemente menos obvias de lo que parece a primera vista.

Para entender cómo funciona esto,  va a ser necesario dedicar algo de  tiempo a hablar de colapso catabólico, la teoría a que se se hizo referencia anteriormente. La base de esta teoría es el hecho incontrovertible de que las sociedades humanas rutinariamente tienden a  construir más infraestructura de la que pueden permitirse el lujo de mantener. Durante los períodos de prosperidad, las sociedades invierten los recursos disponibles en los principales proyectos-templos, fortificaciones, sistemas de canales o de la carretera, los programas espaciales, o cualquier otra cosa que resulte atractiva a la imaginación colectiva de sus gentes. A medida que aumenta la infraestructura en tamaño y complejidad, los costes de mantenimiento aumentan hasta exceder  los excedentes económicos disponibles; el período de prosperidad termina en fracaso político y económico, y la infraestructura cae en la ruina ya que sus costos de mantenimiento no resultan asumibles.

Esta última etapa en el proceso es el colapso catabólico. Dado que la falta de correspondencia entre los costes de mantenimiento y capacidad económica es la fuerza impulsora detrás del ciclo, el colapso de la infraestructura excesiva, tiene una línea de contención; de hecho, dos de estas líneas. En primer lugar, dado que las ruinas requieren un mantenimiento mínimo, la producción económica anteriormente utilizada para el mantenimiento de la infraestructura puede ser redirigida a otros usos; en segundo lugar, en muchos casos, la infraestructura desaparecida puede ser destrozada y se utiliza como primera materia  para algo de mayor utilidad inmediata, a un costo considerablemente menor que la producción de las mismas primeras requeriría. Por lo tanto las ciudades post-romanas durante la  última ronda de la Alta Edad Media en Europa recurrían al desmantelamiento de templos, fortalezas, y coliseos  para obtener piedras con el objeto de  construir murallas  contra los invasores bárbaros, al igual que los sobrevivientes del derrumbe de la sociedad industrial es probable que agradezcan a las deidades  alas que rindan culto que nosotros hayamos  excavado tanto metal desde el seno de la tierra y apilado sobre  la superficie en ruinas de fácil acceso.

Dada una base de recursos estable, los beneficios económicos a largo plazo de colapso catabólico son lo suficientemente significativos para  que un nuevo período de prosperidad habitualmente acontezca tras el colapso, dando lugar a una nueva ronda de acumulación de infraestructura y una repetición del mismo ciclo. El pulso de la expansión anabólica y el colapso catabólico define así, por ejemplo, la historia de la China imperial. La extraordinaria estabilidad del sistema tradicional de China de la agricultura a nivel de aldea y la manufactura a escala local  ponía un suelo al  proceso, de manera que cada colapso tocó fondo más o menos al mismo nivel que el último, y después de un siglo o dos otro impulso anabólico podría ponerse en marcha. En algunos lugares a lo largo de la Gran Muralla, es posible ver las marcas de crecida de cada fase anabólica ,uno pracicamente al lado del otro  a medida  que se agregaron las reparaciones y mejoras de cada dinastía en su momento de éxito sobre la la fabrica de piedras original .

Las cosas son mucho más problemáticas si la base de recursos carece de la permanencia de los campos de arroz tradicionales chinos y sus talleres. Una sociedad que basa su economía en los recursos no renovables, en particular, esta destinada a un colapso mucho más devastador. la extracción de recursos no renovables está siempre sujeto a la ley de los rendimientos decrecientes; mientras que uno de los recursos por lo general puede ser sustituido por otra, que simplemente significa una reducción más rápida de los otros recursos sustituyentes -la sustitución de minerales metálicos más concentradas con sustitutos cada vez menos concentrados, el ejemplo habitual citado en estos días para la sustitución de recursos, necesarios incrementos exponenciales en las entradas de energía por tonelada de metal producido, y por lo tanto acelerado el agotamiento de las reservas de combustibles fósiles concentradas.

Como los gastos habituales de mantenimiento de la infraestructura levantarán, como consecuencia, una sociedad que apoya su economía en los recursos no renovables también se enfrenta a los crecientes costos de la extracción de recursos. Con el tiempo esos billetes ya no pueden ser pagados en su totalidad, y el patrón habitual de fracaso político y económico se produce. Es en este punto que la verdadera desventaja de la dependencia de los recortes de recursos no renovables en; el abandono de la infraestructura disminuye el exceso de un conjunto de costes, y libera algunos recursos, pero el actual agotamiento de los recursos no renovables continúa implacablemente, por lo que los costos de recursos siguen subiendo. En lugar de tocar fondo y preparando el escenario para la prosperidad renovada, tras la crisis se disfruta tan sólo un respiro temporal, seguido de otra ronda de fracaso político y económico como costos de los recursos siguen aumentando. Esto es lo que impulsa el proceso de paso de la escalera de la crisis, recuperación parcial, y la nueva crisis, terminando finalmente en el colapso total, que aparece tan a menudo en los anales de civilizaciones muertas.

A pesar de que está lejos de ser claro al respecto, sospecho que esto es lo que Carson quiere sostener al afirmar que la mayor eficiencia y reducción de la intensidad de capital de la tecnología efimeralizadas hacen que las preocupaciones sobre el colapso catabólico queden fuera de lugar. Es del todo correcto que el aumento de la eficiencia, "hacer más con menos", es una respuesta a la creciente espiral de los costos de mantenimiento de infraestructura que impulsan el colapso catabólico; de hecho, es una respuesta bastante común, históricamente hablando. Hay al menos dos dificultades de su declaración, sin embargo. La primera es que la eficiencia está notoriamente sujeta a la ley de los rendimientos decrecientes; la fruta que cuelga baja puede ser fácilmente cosechada, pero  continuar más allá de eso implica aumentar de manera constante dificultad y el costo.Esto es ampliamente reconocido. Con menos frecuencia se recuerda  que el aumento de la eficiencia tiene una consecuencia  ineludible que Carson no menciona: reducción de la capacidad de recuperación.

Es justo señalar que la falta de atención de Carson a este detalle se debe a desconocimiento. La reducción de la capacidad de recuperación fue uno de los temas centrales de la carrera de Buckminster Fuller, cuyas ideas han porporcionado al ensayo de Carson su marco básico. Fuller tenía una reputación bien ganada en el campo de la ingeniería de su tiempo como "propenso a las fallas", y un hábito constante de búsqueda de la eficiencia a expensas de la capacidad de recuperación fue posiblemente la razón más importante por qué.

El fiasco que rodea coche 1933 Dymaxion de Fuller es un ejemplo de ello. Una de las muchas características novedosas del coche era un centro de masas que fue extremadamente alto en comparación con otros coches, lo que combinado con un innovador sistema de suspensión para permitir dar al coche un movimiento  extremadamente amortiguado para los pasajeros. Por desgracia, esta misma característica se convirtió en un pasivo letal cuando un prototipo Dymaxion se rozó por otro vehículo. Entonces, como ahora, los coches en la avenida  Lake Shore  en Chicago chocan entre sí con bastante frecuencia, pero pocos de ellos dan un trompo y vuelcan, matando al conductor e hiriendo gravemente a todo el mundo a bordo. Eso es lo que ocurrió en este caso, y Chrysler -que había estado considerando la producción en masa del coche Dymaxion-se retiró del proyecto pro completo , después de haber llegado a la conclusión de que el coche no era seguro para la conducción.

El ascenso y la caída de la arquitectura de cúpula geodésica de Fuller sigue la misma historia de una manera menos severa. Aquellos de mis lectores que estaban alrededor de la década de 1960 recordarán la manera en que las cúpulas geodésicas surgieron como hongos en esos días. A principios de 1970, estaban en su camino de salida, por una razón contundente.El  diseño de Fuller era extremadamente eficiente en su uso de los materiales, pero requerían de una impermeabilizacion perfecta  y, en el mundo real, no hay tal cosa como la impermeabilización perfecta –las cupulas geodésicas sufrieron de goteras constantemente cuando  llovía. El famoso arquitecto Lloyd Kahn, autor de "Dome book", la biblia de la moda de las  cúpulas geodésicas, marcó el final del trayecto con su  libro de consulta de 1973 "Refugio", que sometió  los defectos de la cúpula geodésica a un análisis implacable y ayudó a re enfocar la atención del mundillo naciente de la tecnología apropiada a la tecnología menos eficiente, pero mucho más resistente de los tejados de tejas. Hoy en día las cúpulas geodésicas se utilizan sólo en esas pocas aplicaciones en las que su eficiencia es más importante que sus muchos problemas prácticos.

El conflicto  inevitable entre la eficiencia y la capacidad de recuperación se puede entender con bastante facilidad al considerar un puente cualquiera. Todos los puentes en estos días tienen una estructural mucho mayor de lo que necesitan con el fin de soportar su carga normal de tráfico. Esto es ineficiente, evidentemente, pero hace a los puentes resilentes; que pueden soportar fuertes vientos, cargas inusualmente fuertes, soportar retrasos en sus obras de mantenimiento, así como  otros desafíos sin que lleguen a colapsar. Dado que el costo de la disminución de la capacidad de recuperación (el hundimiento de un puente  así como la pérdida potencial de  vidas) es considerablemente más grave que el costo de la disminución de la eficiencia (más ingresos fiscales gastados en la construcción), la ineficiencia es aceptada, y con razón.

Constituye una de las ideas delirantes persistentes de la cultura informática contemporánea el afirmar que esta ecuación no se aplica a partir del momento en que la tecnología moderna de la información entra en juego. El ampliamente leído libro “El Cisne Negro “de  Nassim Taleb está lleno de ejemplos que ilustran lo contrario. Como él muestra, las redes de información han demostrado ser igualmente eficaces que los sistemas convencionales  en la multiplicación de sus vulnerabilidades debido a su intento de luchar contra las mismas, y pueden ser sorprendidos por desafíos inesperados tan completamente como cualquier otro sistema. El fallo de 1998 del gestión de capital a largo plazo (LTCM), cuyos preconizadores insistieron  en que sus modelos de ordenador no podrían fallar durante eones, es sólo uno de muchos ejemplos de ello.

La historia de un buen número de civilizaciones fallidas ofrece su propio comentario jocoso sobre  la insistencia en que la eficiencia es siempre una buena cosa. En sus últimos años, por ejemplo, el Imperio Romano persiguió "hacer más con menos"al mas puro estilo de Fuller, al permitir que el personal de las unidades de legionarios a lo largo de las fronteras del Rin y el Danubio se redujera a una fracción de la cantidad necesaria . En la paz, esto permite ahorrar los ingresos fiscales para las necesidades críticas en otros lugares; cuando comenzaron las invasiones bárbaras, sin embargo, las defensas que se mantuvieron firmes durante siglos se vinieron abajo , y el colapso del sistema imperial fue la consecuencia.


En este contexto, hay una tremenda ironía en la etiqueta que Fuller utiliza para la búsqueda de la eficiencia. La palabra "efímera", después de todo, tiene un significado propio, sin relación con el que Fuller le dio; se deriva de la palabra griega ephemeron, "lo que dura sólo un día," y sus sinónimos habituales incluyen "temporal", "transitorio" y "frágil." Una sociedad dependiente de  redes de satélites vulnerables en lugar de la robusta fiabilidad de cables oceánicos, la computación en nube en lugar de la seguridad dispersa de los programas y los datos diseminados en  de millones de discos duros separados, la logística justo a tiempo en lugar de los almacenes prestos a subsanar cualquier interrupción en la cadena de suministro, y así sucesivamente, es de hecho más efímera-es decir, mucho más frágil de lo que sería de otra manera.

En un mundo que enfrenta desafíos cada vez más graves impulsados por el agotamiento de recursos, la alteración del medio ambiente, y todas las otras consecuencias no deseadas de intentar el crecimiento ilimitado en un planeta  manifiestamente finito, el aumento de la fragilidad de la sociedad industrial es también una buena manera de tomar conciencia de lo  que resulta ser temporal y transitorio. En ese sentido, y sólo en ese sentido, Carson está en lo cierto; la efimeralización es la ola del futuro, y resulta  aún más difícil de diferenciar del colapso catabólico de lo que él cree, porque la efimeralización es parte del proceso normal de colapso, no una forma de prevenirla.

Hay otra ironía a destacar en la forma en que Carson presenta esta preparación para el colapso como otro gran salto adelante en la marcha, al parecer, interminable del progreso. Como se ha expuesto anteriormente en esta serie de posts (vínculo), el concepto de progreso no tiene contenido propio; es simplemente la suposición basada en la fe de que el futuro va a ser, o debe ser, o al menos debería ser, mejor que el presente; y la apasionada fe popular de hoy en la inevitabilidad del progreso y su bondad ,hace resulte embarazosamente fácil para los creyentes el  convencerse a sí mismos   de que cualquier cambio que se le ocurra a uno nombrar , no importa lo destructivo que resulte ser, tiene que ser para bien. Si seguimos con la trayectoria familiar de la decadencia y caída, de acuerdo con lo expuesto, podremos esperar, que haya un buen número de personas dispuestas a dar la bienvenida a los avances,  por así llamarlos, que estemos haciendo a medida que “demos pasos adelante” hacia el punto final de la curva.

No todo este clamor será etiquetado tan obviamente, como otra reedición  de la gastada tecno fantasía del siglo 20 de "un mundo sin miseria" o,  de aquella  perla cultivada del absurdo, la inserción de algún trozo de la tecnología de ficción de Star Trek, en lo que pretende ser una discusión de un futuro que verdaderamente podríamos habitar. Habrá, sin duda, no pocos intentos en los años venideros para insistir en que nuestra decadencia es en realidad un ascenso, o los dolores de parto de un mundo nuevo y mejor, o cualquier disparate similar, y bien puede requerir un grado inusual de claridad mental el mirando algo más allá del coro de proclamaciones, percatarse de las duras realidades de nuestro tiempo, y hacer algo constructivo acerca de las mismas.
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: POST: John M. Greer –"El vuelo hacia lo efímero”

Bihor
Muchas gracias Anselmo, ya te estábamos echando de menos en la titánica tarea de traducir al druida...



Estos aplausos y la invitación a sidra y andaricas cuando te pases por Asturias ...




...invitación que hago extensible a todos aquéllos que hacen de este foro un lugar estupendo de información  y comentarios

Soy incapaz de cambiar el tamaño de la imagen, pulse la opción que pulso sólo aparece border="0" y no cambia el tamaño.
Regla de oro: trata a los demás como querrías que te trataran a ti
Responder | En Árbol
Abrir este mensaje con la vista en árbol
|

Re: POST: John M. Greer –"El vuelo hacia lo efímero”

Fleischman
No te preocupes por el tamaño de la imagen, nos hacemos a la idea...
La noche es oscura y alberga horrores. Y el pico de Fleischman ya llegó.